Mago en Barcelona para todo tipo de fiestas

Si deseas hacer una fiesta exitosa en la ciudad condal lo más recomendable es que emplees los servicios de un mago en Barcelona. Actualmente existen numerosos negocios de espectáculos dedicados a prestar este tipo de servicios. Lo más usual es que busques los servicios de un mago en las distintas páginas web que existen en Internet, la red de redes, para que des con la oferta que más te guste. Por ejemplo, existen magos más especializados en fiestas infantiles. Esos ya tienen un espectáculo montado para este tipo de público. Se trata de trucos un tanto ingenuos, que gusten a los pequeños de casa. Por ejemplo, son aquellos payasos que ayudan al niño a abrir los regalos de cumpleaños, lo lleva para que salude a sus amiguitos y se tire fotos con ellos, se hacen videos que luego quedarán como memoria de la fiesta. Además, estos payasos de fiestas infantiles son muy buenos para hacer juegos con los pequeños de casa. Por ejemplo, juegos como la gallinita ciega, el burrito u otros que los niños deseen pueden estar entre los escogidos para la fiesta de cumpleaños. Cada niño tiene sus gustos, así que lo mejor será hacerle una fiesta según sus preferencias, para que se sienta más complacido.

 

También la música es una parte importante de los espectáculos de los magos. En el caso de los magos infantiles, se trata de música especialmente dedicada a ellos. No es muy recomendable ponerles canciones de adultos a los pequeños de la casa, no es bueno que salten etapas. Cuando crezcan ya tendrán tiempo más que suficiente escuchar historias de adultos. ¿No crees? Los psicólogos y psiquiatras recomiendan a los padres respetar las distintas edades de sus hijos. Esto significa que cuando los niños sean pequeños, les permitan acceder a contenidos culturales acordes a su edad. Esto parece una perogrullada pero no lo es tanto, ya que muchos padres y madres descuidan este tema, y permiten a sus hijos e hijas acceder a filmes, series, música y contenidos generales que no le competen como menor de edad. Las brechas entre grandes y chicos deben ser muy bien delimitadas, por el bien de los niños. En caso de que los pequeños accedan a contenidos no aprobados para su edad, lo más seguro es que no los entiendan y se confundan. La frustración que les provoquen estos contenidos se puede ver reflejada en otras áreas de su vida, como la escuela.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *